17 de mayo: Día Internacional del Reciclaje

Con el objetivo de concientizar a la sociedad sobre la importancia del reciclaje y de otras prácticas amigables y sustentables para con el medio ambiente, la UNESCO decretó el 17 de mayo como el Día Internacional del Reciclaje. En este marco, en la  Estrategia de Resiliencia de nuestra ciudad existen tres iniciativas que buscan generar acciones para contribuir en la mejora del medio ambiente y revertir  el impacto del cambio climático. Se trata de tres proyectos: Economía Verde y Circular; Área piloto para una nueva gestión integrada de Residuos Sólidos Urbanos; y Programa de inclusión de recolectores urbanos integrales.

El Gobierno de la Ciudad invita a los vecinos a una jornada de Eco Canje. Los interesados deberán acercarse a la Plaza con material reciclable (cartón o papel) y recibirán a cambio un plantín para el jardín o la huerta.

La iniciativa “Economía Verde y Circular” alude a una concepción que intenta cambiar la tradicional lógica lineal de producción y consumo, y de “tomar y desechar”. Se trata de un concepto acuñado por la Fundación Mc Arthur con el fin de conseguir que los productos, componentes y recursos en general mantengan su utilidad y valor en todo momento. “La economía circular es reparadora y regenerativa ya se trata de un ciclo continuo de desarrollo positivo que conserva y mejora el capital natural, optimiza el uso de los recursos y minimiza los riesgos del sistema al gestionar una cantidad finita de existencias y unos flujos renovables”, definen desde la Fundación.

Nuestra ciudad busca incorporar y aplicar el concepto de la economía verde y circular en la gestión de los residuos sólidos urbanos, de modo de prolongar la vida útil del actual relleno sanitario y dar solución así a un problema social y ambiental de relevancia para Santa Fe. Del mismo modo, la ciudad pretende implementar un proyecto piloto para evaluar el impacto de acciones tendientes a reducir generación y mejorar la separación de los residuos. Es menester destacar que el actual relleno sanitario tiene una determinada vida útil por lo que es necesario generar acciones tendientes a generar alternativas para solucionar el problema de manera definitiva.

En nuestra ciudad, según datos que se registran en la Estrategia de Resiliencia (publicada en junio de 2017) existen alrededor de 600  familias que se dedican exclusivamente a la recolección informal, por lo que es tarea del Estado acompañar a estas familias y elaborar propuestas de trabajo saludables y alternativas para que puedan desarrollarse y salir adelante.