17 de mayo: Día Mundial de la Hipertensión Arterial

La hipertensión arterial es el aumento patológico de la presión en el sistema arterial del organismo, y el principal factor de riesgo para padecer enfermedades cardiovasculares, que constituyen la primera causa de muerte.

Sin embargo, existe una gran disparidad en el número de personas que conocen su condición de hipertenso, los que reciben tratamiento y no están controlados y los que reciben tratamiento y están controlados. Ello hace necesario impulsar los esfuerzos para aumentar la concientización y conocimiento sobre la hipertensión y las iniciativas para facilitar el acceso a tratamiento adecuado y basado en la evidencia. Como cada 17 de mayo, la Organización Panamericana de la Salud / Organización Mundial de la Salud impulsa a la comunidad mundial a conmemorar el Día Mundial de la Hipertensión como una oportunidad para insistir en la necesidad de trabajar en la prevención y control de la hipertensión, con el fin de prevenir muertes por enfermedades cardiovasculares.

Datos

En Argentina la prevalencia de HTA aumentó un 8,5% (de 33,5% a 36,3%), el porcentaje de pacientes que desconoce que padece esta patología se incrementó un 4,3% (de 37,2% a 38,8%) y la cantidad de hipertensos que tienen controlada su enfermedad disminuyó un 8,7% (de 26,5% a 24,2%). La prevalencia actual de HTA en Argentina es del 36,3%, siendo significativamente mayor en hombres (43.67%) que en mujeres (30,39%). El 38,8% de los hipertensos (casi 4 de cada 10) desconocen su enfermedad, siendo este desconocimiento significativamente mayor en hombres (47,1%) que en mujeres (29,3%), y fundamentalmente en jóvenes. El 55,5% de los hipertensos están tratados farmacológicamente. El 24,2% del total de los pacientes hipertensos (conocidos y no conocidos) tiene la PA controlada, significativamente más las mujeres (33,0%) que los hombres (16,6%). El 50,4% de los hipertensos cumplen con el tratamiento y el buen cumplimiento se asoció a un mayor grado de control.

Reducir el consumo de sal

El descenso en el consumo del sodio es una de los pilares fundamentales para el tratamiento y prevención de la hipertensión arterial. Reducir los alimentos ricos en sodio (enlatados, embutidos, productos de panadería, etc) y la sal que se le coloca a las comidas al cocinar, es indispensable para mantener niveles de presión arterial adecuados en hipertensos diagnosticados, y para prevenir el desarrollo de hipertensión en quienes tienen factores de riesgo para padecerla. Esto debe sumarse a una alimentación saludable para mantener un peso apropiado, y el ejercicio
regular de alguna actividad física, sin olvidar el control médico oportuno y el cumplimiento del tratamiento farmacológico en quien lo requiera.