Calendario Nacional de Vacunación

El calendario nacional de vacunación es gratuito y obligatorio y consta de 19 vacunas, sumadas recientemente: rotavirus, varicela y meningococo.

La vacunación significa una protección para el individuo que se traduce en una menor susceptibilidad individual a la infección. La inmunidad colectiva constituye una protección que se manifiesta en una reducción de la infecciosidad en el grupo.

Aunque los niños son los que reciben la mayoría de las vacunas, los adultos también necesitan protegerse frente a gérmenes como los del tétanos, la difteria, el neumococo, la gripe, la rubéola, que son causa de enfermedades también en los adultos, en muchos casos mas graves que en los niños.

¿Qué son las vacunas?

Las vacunas son una suspensión de microorganismos vivos, inactivos o muertos, fracciones de los mismos o partículas proteicas, que al ser administrados inducen una respuesta inmune que previene la enfermedad contra la que está dirigida, generando las defensas necesarias para un futuro contacto con la misma.

¿Vacunarme evita que me enferme?

Las vacunas están desarrolladas con el fin de producir inmunidad ante formas graves de las enfermedades a las que están dirigidas. Es decir, cada vacuna esta indicada en ciertos grupos de riesgo, dependiendo de la edad y otras patologías relacionadas, donde las mismas son necesarias, ya que esos grupos poseen más posibilidades de padecer enfermedades graves, que pueden causar secuelas de gran magnitud o incluso la muerte. Es por eso, que la vacunación evita que las enfermedades evolucionen de forma desfavorable para el individuo.

¿Cuánto tiempo perdura la inmunidad?

Las vacunas no producen inmunidad en forma instantánea en el momento de ser aplicadas, una vez administrados los antígenos, deben ser reconocidos por el sistema inmunológico y responder con la formación de anticuerpos y producir memoria inmunológica frente a ese antígeno vacunal.

Si luego hay infección por el virus o microorganismo salvaje (se llama así al que está en el medio ambiente y tiene capacidad de producir enfermedad) esa presencia de anticuerpos producidos por la vacuna neutralizará al virus salvaje. De esa manera, se previene la enfermedad provocada por dicho virus.

En la mayoría de las personas, la protección de la enfermedad no empieza hasta los 7 días después de la vacunación y la protección completa se alcanza a los 14 días aproximadamente.

¿Por qué los refuerzos en algunas vacunas?

Algunas vacunas generan inmunidad de por vida, y otras requieren varias dosis a intervalos ya definidos. Esto de debe a que existen distintos agentes, que de una sola vez no elevan las defensas lo suficiente para combatir la posible enfermedad, por lo que se ha comprobado que con repetidas dosis en cierto tiempo, se alcanza la inmunidad necesaria.

La varicela es una enfermedad infectocontagiosa aguda que resulta de la infección primaria producida por el virus varicela zóster (VVZ). Es la enfermedad exantemática (que causa erupciones en la piel) más frecuente de la infancia. Se calcula que en Argentina causa aproximadamente 400.000 casos nuevos cada año, habitualmente en la primera década de vida.

Si bien la varicela es generalmente considerada una enfermedad benigna de la infancia, puede observarse que las muertes por esa causa ocurren en todos los grupos etarios. Entre 1997 y 2012 hubo 272 defunciones por varicela, con un promedio de 17 fallecimientos al año.

Salvo la vacunación, no se dispone de ninguna medida útil para prevenir eficazmente la propagación de esta enfermedad en una comunidad susceptible, ya que se trata de una patología extremadamente contagiosa y con alta tasa de ataque.

Se incorporó al calendario nacional en el año 2015, vacunando a los/as niños/as que cumplieran 15 meses desde el 1ro de octubre de 2013. El objetivo es disminuir la incidencia y la mortalidad por varicela en la población vacunada, así como en poblaciones de riesgo que no pueden recibir la vacuna (embarazadas, inmuno-comprometidos) y otros grupos no vacunados, ya que alcanzando elevadas coberturas de vacunación en la población objetivo se limita la circulación viral y se beneficia en forma indirecta al resto de la población.

El meningococo es una bacteria que provoca enfermedades graves como la meningitis (inflamación de la membrana que cubre el cerebro) y sepsis (infección generalizada), con consecuencias fatales o secuelas neurológicas irreversibles (pérdida de audición, discapacidad neurológica, amputaciones, entre otras).

Los niños menores de 1 año constituyen el grupo más vulnerable, mientras que los adolescentes y adultos pueden ser portadores del germen y transmitirlo a los lactantes y niños pequeños con mayor riesgo de enfermar.

A partir de 2017, la vacuna contra el meningococo se suma al Calendario Nacional de Vacunación de forma gratuita y obligatoria para:

  • Bebés que cumplan los 3 meses a partir de enero de 2017 (nacidos a partir de octubre de 2016): son tres dosis (a los 3, 5 y 15 meses).
  • Niños y niñas que cumplan 11 años a partir de enero de 2017 (nacidos a partir del año 2006): una única dosis.

No requiere orden médica y es gratis en todos los hospitales públicos y centros de salud de todo el país.

La vacuna del VPH ahora también para varones

El Virus del Papiloma Humano (VPH o HPV) es una familia de virus que afecta muy frecuentemente a las personas, tanto a varones como a mujeres.

A partir de 2017, la indicación de la vacuna contra el VPH -ya incluida en el Calendario Nacional de Vacunación en el año 2011, para todas las niñas de 11 años nacidas a partir del año 2000- se amplía a todos los varones de 11 años (nacidos a partir del año 2006). El esquema completo para niñas y niños de 11 años es de dos dosis separadas por un intervalo mínimo de 6 meses. No requiere orden médica y es gratis en todos los hospitales públicos y centros de salud de todo el país.

La incorporación de los varones de 11 años de edad, busca disminuir la mortalidad de mujeres por cáncer de cuello de útero, y prevenir en los varones otros tipos de afecciones y cánceres asociados a este virus.

Al mismo tiempo, se contribuye con la equidad de género, ya que tanto las mujeres como los varones son responsables de la transmisión de este virus y se verán beneficiados con la vacunación.

Cambios en vacuna Sabin

A partir del 29 de abril de 2016 se modifica en Argentina y otros países de Latinoamérica, la vacuna contra la poliomielitis, ya que se dejará de aplicar la vacuna trivalente (tres cepas del virus) para colocarse la bivalente (dos cepas).

Esto se corresponde con la fase final del Plan Estratégico Integral para la erradicación de la poliomielitis de la organización Mundial de la salud. De los tres virus que provocan la enfermedad, se ha erradicado el 2, por lo que se ha retirado de la vacuna. El cambio incluye vacunación con salk y sabin bivalente, sacándose la trivalente.

Todo niño menor de un año que inicie calendario desde el 30 de abril de 2016, deberá colocarse dos dosis de SALK (intramuscular) a los 2 y 4 meses, y tres dosis de Sabin bivalente (oral) a los 6 y 18 meses de edad y al ingreso escolar. Todo niño mayor a un año de edad, inicia con Sabin bivalente.

Hace 31 años que no se reportan casos de  polio en Argentina. Sólo dos países a nivel mundial (Afganistán y Pakistán) continúan con polio endémica, pero hace más de un año que no certifican casos.

Vacuna contra rotavirus

Este virus es una de las principales causas de diarrea y deshidratación en niños menores de 5 años. Genera cada año más de 290.000 consultas y unas 23.100 hospitalizaciones. Las regiones más afectadas son el Noreste y el Noroeste argentino.

La transmisión de rotavirus se produce de persona a persona o a través del agua y los alimentos contaminados o superficies contaminadas.

Se manifiesta como una gastroenteritis de 3 a 10 días de duración, con vómitos, diarrea acuosa, fiebre y dolor abdominal.

La incorporación de la vacuna oral contra el rotavirus en el Calendario Nacional de Vacunación a partir del 1º de enero del 2015 apunta a proteger a más de 750.000 lactantes menores de 6 meses con el fin de disminuir la incidencia, internación y la mortalidad por diarreas agudas y deshidratación. Se colocan dos dosis vía oral a los 2 y 4 meses de vida.

Consideraciones

Debemos contar con al menos dos dosis de triple o doble viral en la vida, sobre todo mujeres en etapa reproductiva, como prevención de la rubéola congénita. Si no se tiene evidencia de esa vacunación, debe iniciarse en la vida adulta.

La doble bacteriana o triple bacteriana, es tal vez la de conocimiento más común, ya que se utiliza ante heridas sucias que pueden devenir en infección por tétanos. Aún sin haber padecido traumatismos, debe tener un refuerzo cada 10 años en adultos. Además debe utilizarse en personal de salud rutinariamente y en embarazadas y/o puérperas.

La vacuna antigripal es estacional, se renuevan los microorganismos anualmente por mutación viral, por lo que adultos mayores de 65 años, embarazadas, personal de salud, niños/as entre 6 y 24 meses y ciertas patologías que requieren indicación médica, deben tener su dosis anual contra la gripe. Es una vacuna muy controvertida entre la comunidad porque asocia síntomas gripales leves en algunos casos.

De todas maneras sigue siendo mayor el beneficio entre los grupos de riesgo antes mencionados que tienen alta incidencia de muertes por interacción debido a influenza. Debemos recordar que la vacunación no exime de enfermedad, sino que previene cuadros graves que puedan llevar a la muerte, y es el arma más importante en salud pública para bajar la morbimortalidad en la población ante enfermedades infecciosas, y la única que ha erradicado patologías de gran impacto mundial.

La hepatitis B es una enfermedad viral, de transmisión sexual y por vía sanguínea (madre-hijo durante embarazo/parto, accidentes de laboratorio, pinchazos accidentales con agujas de origen desconocido, uso compartido de drogas endovenosas). Se introdujo al calendario oficial (6) en el año 2000, por lo que muchos adultos o mayores de 18 años no la poseen. Por ello desde 2012 se impulsa en el país la vacunación sistemática de adultos con 3 dosis de la misma.

La antineumocócica está indicada en mayores de 65 años, cada 5 o 10 años, e incluso se habla de que una única dosis luego de esa edad puede ser suficiente. La neumonía es una enfermedad muy prevalente en adultos mayores, causa de internaciones y de uso importante en recursos en salud, como también de morbimortalidad en este grupo etáreo.

Hacé click en la imagen para ampliarla.