Actividad física es salud

Realizar actividad física habitualmente disminuye el azúcar en sangre, el colesterol “malo” (LDL), los triglicéridos, la presión arterial y el peso; aumenta el colesterol “bueno” (HDL), mejora la sensibilidad periférica a la insulina (diabéticos o no) y la tolerancia al azúcar; en diabéticos disminuye los requerimientos de insulina o medicamentos orales para bajar el azúcar, aumenta la capacidad de trabajo, enriquece la calidad de vida y mejora la autopercepción de salud y bienestar.

Se recomienda realizar actividad física por lo menos tres a cinco veces por semana, durante 50 o 30 minutos respectivamente, para lograr un total de 150 minutos de ejercicio de moderada intensidad total. En general cualquier actividad física es válida, pero debe valorarse el estado de salud actual de cada uno y sus enfermedades de base para que el profesional médico pueda indicar la que es necesaria y adecuada para cada individuo.

Beneficios de la actividad física

Fisiológicos

  • La actividad física reduce el riesgo de padecer: enfermedades cardiovasculares, tensión arterial alta, cáncer de colon y diabetes.
  • Ayuda a controlar el sobrepeso, la obesidad y el porcentaje de grasa corporal.
  • Fortalece los huesos, aumentando la densidad ósea.
  • Fortalece los músculos y mejora la capacidad para hacer esfuerzos sin fatiga (forma física).

Psicológicos

La actividad física mejora el estado de ánimo y disminuye el riesgo de padecer estrés, ansiedad y depresión; aumenta la autoestima y proporciona bienestar psicológico.

Sociales

  • Fomenta la sociabilidad.
  • Aumenta la autonomía y la integración social, estos beneficios son especialmente importantes en el caso de discapacidad física o psíquica.

+info:

Alimentación y Nutrición Saludables

Talleres Adultos Mayores y Discapacidad