Semana nacional de la Lucha contra la Muerte Súbita 2017

Del 20 al 27 de agosto, se conmemora en una iniciativa de la Fundación Cardiológica Argentina (FCA), la semana de lucha contra la muerte súbita, con el objetivo de impulsar las medidas de prevención y el conocimiento de las acciones en primeros auxilios para asistir a quien la padece.

La muerte súbita es un deceso inesperado, por causa natural, no traumática ni violenta, de acción rápida, sin síntomas previos o con síntomas en corto tiempo previo. Puede ocurrir en personas con una enfermedad cardíaca conocida o en muchas que ignoran estar con problemas. Puede ocurrir a cualquier edad y estar relacionada o no con la actividad física.

Mas del 90% de las causas son por un infarto cardíaco, y del 10% restante, la mayoría se produce por una arritmia súbita desconocida (alteración en el latido normal del corazón), que modifica negativamente el funcionamiento correcto del corazón, provocando la muerte en pocos minutos.

La única forma de salvar esa vida es aplicando en forma rápida y eficaz medidas de reanimación cardiopulmonar (RCP) y desfibrilación; es decir, el corte de la fibrilación mediante un choque eléctrico que devuelve el latido normal al corazón. Para ello los primeros minutos son esenciales para salvaguardar la vida. Luego de la detención del corazón por cualquier causa, cada minuto que pasa sin recibir estimulo para revitalizarse, s pierde un 10% de posibilidades de reanimación. Aquí yace la importancia de que la comunidad esté preparada para asistir a una victima en este contexto. En Argentina se producen alrededor de 40.000 muertes súbitas al año y el 70% se ocasionan fuera de los hospitales – en el hogar, en el trabajo, en clubes, en los campos de juegos deportivos, en lugares públicos e incluso en la calle-. Esta situación ubica a la comunidad no-médica en la primera encargada de atender un episodio de esta naturaleza. (FCA, 2017)

A pesar de lo abrupto del proceso, los estudios indican que cinco de cada diez pacientes que sufrieron una muerte súbita tuvieron síntomas previos. Entre los signos de alerta podemos citar: desmayos repetidos, palpitaciones fuertes y dolores en el pecho. En relación al cuadro de muerte súbita en sí, la persona afectada se desploma, pierde la conciencia, deja de responder, de respirar normalmente y pierde el pulso.

En ese instante, asegurando que la escena no crea peligro para quien va auxiliar al afectado/a, se debe llamar al servicio de emergencias y comenzar con maniobras de reanimación cardiopulmonar (RCP).

Con esta premisa, desde la Secretaría de Salud, en conjunto con COBEM y otras entidades, se realizan capacitaciones a lo largo del año a instituciones educativas, gimnasios y público en general a fin de sensibilizar sobre la temática y poder contar con una comunidad preparada para afrontar los posibles eventos cardíacos, no sólo en contexto de muerte súbita sino ante todo accidente o lesión que requiera de primeros auxilios.

 

 

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *