Recomendaciones para evitar golpes de calor

 

Debido a las altas temperaturas registradas en estos días, sugerimos una serie de medidas para prevenir el denominado “golpe de calor”.

Las altas temperaturas y el verano producen mayor riesgo de deshidratación y malestares relacionados con el descenso de la presión arterial y la vasodilatación excesiva, señales del cuerpo conocidas popularmente bajo la denominación “golpe de calor”. Los síntomas característicos son la sed, la fatiga, la disminución del apetito, la piel colorada, los mareos, disminución de orina, la sensación de pérdida de fuerza e incluso de desvanecimiento.

Un grupo especialmente vulnerable a este tipo de situaciones es el de las personas mayores, en quienes el cuadro se intensifica si no están suficientemente hidratadas o reciben medicamentos cardiovasculares o reguladores de la presión arterial, que favorecen los síntomas relacionados con el calor y la deshidratación. Otro grupo especialmente vulnerable, corresponde a los niños y embarazadas.