Proyecto de transformación de los recolectores informales urbanos

En el marco de los requerimientos establecidos en la Ordenanza 11.917  y el Decreto D.M.M. 02063/12, el Gobierno de la Ciudad se encuentra trabajando en la adecuación de las condiciones en las que los Recolectores Informales Urbanos (RIUs) realizan su actividad de recolección, tratamiento y disposición final de residuos.

 

Dicha adecuación se realiza a través de la inscripción de los recolectores en el Registro de Emprendedores Productores Locales llevado por la Subsecretaría de Empleo, y la consiguiente inscripción en el Registro de Operadores de Residuos de Manejo Especial como “Transportistas Tipo B”.


Los recolectores urbanos informales

Debido a la situación de vulnerabilidad social que atraviesa parte de la población de numerosos barrios de la ciudad, muchos vecinos encontraron en la recolección informal de residuos sólidos, una fuente de recursos para la subsistencia.

Los RIUs manipulan los residuos en todas las áreas de la ciudad y practican, en general, una separación y clasificación informal, lo que genera focos de desechos que –por acumulación– se convierten en microbasurales estables o de localización variable.

Para evitar problemas con autoridades de control, los RIUs cargan la mayor cantidad de residuos posibles, los trasladan y en zonas cercanas a sus domicilios practican una separación precaria – seguida de una clasificación primaria – arrojando todos los desechos allí mismo o en cavas, canales, cunetas, banquinas, etc.

En la actualidad los RIUs realizan su actividad con carro y caballo, lo que genera grandes inconvenientes para la circulación vehicular en zonas céntricas. A su vez, esta actividad es de índole familiar, encontrándose gran cantidad de jóvenes con bajos niveles de educación y calificación social trabajando en ella.

Grandes generadores de residuos

La Ordenanza 11.917 establece que los residuos de manejo especial son aquellos que no reúnen las características para ser considerados como peligrosos, patológicos o como residuos sólidos urbanos domiciliarios y que por su escala merezcan un tratamiento especial.

Son considerados Generadores de dichos residuos aquellos que por su actividad los produzcan por un volumen superior a medio metro cúbico diario y, en caso de trabajos de poda, a dos metros cúbicos por día. También forman parte de esta categorización los establecimientos gastronómicos, supermercados, hiper y megamercados, bancos, casas de cambios y entidades financieras.

Los Generadores quedan fuera de la recolección de residuos urbanos, no estando incluidos en la recolección domiciliaria que realizan Cliba y Urbafe. Por esa razón, se encuentran obligados a garantizar el retiro directo de los residuos por medio de las siguientes alternativas:

1) transportistas de tipo A: empresas que trasladan desechos tanto húmedos como secos.

2) transportistas de tipo B: incluyen a los recolectores informales inscriptos en el Registro de Emprendedores de la Subsecretaría de Empleo del Gobierno de la Ciudad que para la realización de esta actividad cuenten con vehículos o motovehículos.

A su vez, también pueden realizar el transporte por su cuenta. En este caso deberán contar con un vehículo apto para desarrollar la tarea, llevando la documentación que acredite la disposición final de los residuos de acuerdo con la normativa.

La infracción a la normativa será pasible de ser sancionada con multa y/o suspensión o cancelación del Registro de Operadores de Residuos de Manejo Especial, pudiendo implicar el cese de las actividades y la clausura del establecimiento.

Jerarquización y formalización de los RIUs

En el marco de esta normativa, la Subsecretaría de Empleo pretende viabilizar todos los medios necesarios para posibilitar la habilitación de los RIUs como “Transportistas Tipo B”, en los términos del Decreto 02063/12 de forma tal que puedan ser contratados por Generadores de residuos por un monto mensual, modificando la situación actual y convirtiéndola en una relación locativa del servicio de recolección.

En ese sentido, se trabaja con el sector poblacional que se encuentra realizando la actividad de manera informal, potenciando sus capacidades adquiridas en torno a la recolección, clasificación, tratamiento y disposición de residuos. Esto se realiza a través de políticas sociales que generen mayores niveles de bienestar y aseguren nuevas fuentes de ingresos económicos.

La intervención propende al mejoramiento del hábitat popular, de las condiciones físico urbanísticas de los barrios, al fortalecimiento del capital humano y social de la comunidad, a la eliminación de microbasurales y a la disminución de la tracción a sangre en el área urbana, factores que contribuirán con la obtención de mayor sustentabilidad.

Inscripción de los RIUs

Los RIUs que deseen registrarse formalmente, deben inscribirse en el Registro de Emprendedores Productores Locales. Para ello, deben presentarse con su DNI en la Subsecretaría de Empleo del Gobierno de la Ciudad (Las Heras 2851) y realizar la inscripción en el Registro de Operadores de Residuos de Manejo Especial como “Transportistas Tipo B”.

Asimismo, allí se les brindará el acompañamiento referido al cumplimiento del resto de los requisitos previstos en el art. 9 del Decreto 02063/12:

- Obtención de un vehículo con las características necesarias para la actividad (que reemplazará la tracción animal)
- Inscripción en Monotributo Social
- Obtención de Licencia de Conducir
- Contratación de Seguro de Responsabilidad Civil